Loading...

Che Comandante

sábado, 26 de febrero de 2011

Venezuela es el faro que ilumina el camino revolucionario de nuestra América Nativa

Llevo unos meses por estas tierras de Venezuela, conociendo, leyendo y calcando experiencia de su quehacer político, lo cotidiano. Su fuerza radica en ese camino que el pueblo ha decidido transitar, enlazando sus reivindicaciones populares de luchas de siempre, coloreado en 1999 tras el referendo constitucional.

Pedregoso es el andar en la vida. Bolívar que ilumina su lucha revolucionaria como principio ético en el debate, en el encontramos, es la esencia política y antagónica con esas viejas estructuras neoliberales de la cuarta república.

La construcción del socialismo, utópico para muchos, pero real para que participan, dirigen, orientan y sobre todo construyen, dibujando el porvenir, para niños y niñas que con ilusiones tararean la consigna del vivir en Paz, con sus derechos, tejiendo sueños a pasos de vencedores, en las escuelas y universidades, los trabajadores con sudor, colorean el diario vivir de lucha solidaria y consecuente con los principios proletarios. Es de clase el debate, es ideológico el debate, entre la luz socialista y lo obsceno capitalista.

Me detengo a pintar a mi manera la realidad esbelta en teoría y práctica de los venezolanos, y parafraseo con minúsculas y casi en silencio, el retrogrado pensamiento y conservador de los partidos de derecha. Que para bien de la revolución, deambulan con el viejo esquema capitalista, conocido muy bien por el pueblo venezolano, el caracazo es un punto de partida, su práctica y teoría con su pensamiento revolucionario.

Lo viejo, tiene que darle paso a lo nuevo, como regla de la vida, el naciente sol que ilumina América Nativa diría, para enaltecer lo nuestro. Venezuela es el faro que ilumina al mundo de esperanza revolucionaria, como gesto más sublime en lo humano, Venezuela rescata desde hace varios años, el sueño socialista, que muchos teníamos antes de la caída del muro de Berlín, en esos tiempos de revoluciones en América Nativa, por una sociedad socialista.

Si, socialista, en los años 60, 70 y 80, en El Salvador, Chile, Nicaragua, Guatemala, entre tantos países.

En El Salvador naci y luche desde joven por ese cambio necesario que no llego, nuestras armas se silenciaron en 1992 para darle paso a la esperanza, perdida en esos años, muchos compañeros fueron asesinados después de los acuerdos de paz, perdimos la ilusión de ser partícipes de esos cambios transformadores… pasaron los años y hoy se está realizando aquí, ahora, por estas tierras del sur, esos cambios que tanto deseamos por nuestras tierras, la esperanza tiene nombre, Venezuela.

Somos muchos los que seguimos de otros lugares esta lucha Bolivariana y Socialista, Bolivia, Ecuador, Nicaragua rescatando su revolución, y Honduras que fue golpeado por el imperialismo. El cambio llegó a El Salvador con el deseo en lo personal como tantos, que se incorporara mi tierra al ALBA, hecho que no llego. En ese limbo ha quedado mi tierra, la esperanza sigue siendo Venezuela.

La derecha venezolana por su parte avergüenza, con sus partidos políticos sin proyecto, como es costumbre; estos son como el viento, que perfora el vacio, y se pierde en el infinito espacio del olvido. Son un instrumento imperialista, eso lo conocen, lo palpitan y lo desenmascaran los venezolanos. Qué bien han hecho en llamar, ¨Quinta columna¨. No es sorprendente verles a diario en sus televisoras, radios y periódicos, manipulando la verdad, pisoteando dignidad, denigrando con insultos, calumnias y mentiras, los logros alcanzados por el proceso revolucionario. El que tenga ojos que vea, suelo escuchar a diario, que sabias palabras.

La discusión palpita, entre el capitalismo y el socialismo: Capitalismo es la barbarie, muerte, desigualdad, egoísmo, miseria, y sufrimiento. El Socialismo: es vida, igualdad y el buen vivir colectivo.

Los revolucionarios con el dialogo se fortalecen, moral y luces su caminar, contra la oligárquica fascista, apátrida y retrograda.

El argumento ideológico socialista es el gesto más sublime de la palabra, empujando a la derecha al debate, y convertir sus inmoralidades en derrota definitiva.

No es nada fácil, la preparación ideológica del revolucionario tiene que ser su eje frontal en lo teórico, en lo práctica mucho más, el camino está ya trazado, fortalecer el proceso bolivariano para construir el socialismo, marchando como un faro iluminando al venezolano, a América Nativa y el mundo.

Venezuela es el faro que brilla con luz propia la vida y esperanza del ahora y el mañana Socialista Bolivariano.

a.payes@gmail.com

http://apayess.blogspot.com/