Loading...

Che Comandante

domingo, 5 de abril de 2009

Inversión Social ( Ensayo)

Para el siguiente ensayo volví a escoger el tema de la Inversión social al igual que en la tutoría mediada pero esta vez aderezada con un componente infaltable sobre todo en nuestro país Venezuela. Sin el conocido “oro negro”, “excremento del diablo” “betún de Judea” o “pez mineral”, petróleo o como lo quieran llamar dudo mucho que en Venezuela la inversión social estuviese garantizada. A través de los años, en cada uno de las Republicas desde el año 1914 cuando el pozo Zumaque I descubre el campo Mene Grande en la costa oriental del lago de Maracaibo y su petróleo abre para Venezuela los mercados energéticos mundiales comenzando a producir 24 barriles diarios de crudo a través de bombeo mecánico.

Surge de allí una gestión que, con recursos financieros, tecnológicos y gerenciales provistos y manejados por empresas petroleras foráneas, llegó a extenderse por todas las cuencas sedimentarlas del país y dio significativas proporciones internacionales a la explotación de los recursos petrolíferos venezolanos. A lo largo de los años, las políticas petroleras experimentas cambios importantes Se realizan grandes inversiones para modernizar nuestras obsoletas refinerías y modificar los patrones de refinación, con el fin de aumentar el valor del barril de petróleo procesado en las mismas. Simultáneamente, se inicia un plan exploratorio para incrementar las reservas probadas de hidrocarburos. Se adelantan ingentes esfuerzos dirigidos a explorar el verdadero potencial de la Faja del Orinoco. Se crea el Intevep, y desde allí el ingenio venezolano comienza a arrojar resultados en materia de descubrimientos tecnológicos, entre los cuales el más conocido es la Orimulsión.

El desarrollo de PDVSA cada vez es mayor siendo clasificada como la segunda empresa petrolera del mundo, a la vez que figura entre las mejores administradas. Pero en la medida, en que la empresa petrolera venezolana acumula éxitos, la economía venezolana cae en un progresivo letargo que se traduce en un creciente malestar social.

En el país se impone una visión renovadora capaz de permitirle tomar el rumbo del crecimiento económico y solucionar los graves problemas sociales que nos aquejan, pero para ello hace falta disponer de recursos. Nuevamente nuestro barril de petróleo pasa a ser la única esperanza para superar la profunda crisis que nos afecta.

Gracias a los esfuerzos de PDVSA, la situación de la industria petrolera venezolana es bien distinta de la de los años sesenta. Hoy nuestras reservas probadas alcanzan a 72 millones de barriles, aunque contamos además con más de 66 mil millones de barriles de reservas probables y posibles, cuya ubicación conocemos pero que no hemos incorporado al rubro de las reservas probadas debido a la carencia de recursos para completar los esfuerzos exploratorios que lo permitan. Sabemos que en la Faja del Orinoco tenemos más de 270 mil millones de barriles de reservas económicamente recuperables. Si sumamos todo lo anterior, nuestro volumen de reservas supera los 400 mil millones de barriles, sin tomar en consideración las reservas adicionales que pudiesen existir a profundidades del cretáceo. Somos, además, uno de los países que dispone de mayores reservas de gas natural.

Resumiendo a grandes rasgos, la situación actual de Venezuela y manteniéndose la dependencia de los precios del petróleo, que afecta de manera directa nuestra economía, el actual gobierno si bien a transformado a una empresa productora de petróleo en una empresa social que redistribuye el ingreso en una mayor cantidad de obras de acción social, no negarlo el mantenimiento de la mencionada dependencia afectará de una manera directamente proporcional a la inversión social planificada; por otra parte el registro de más de 260.000 cooperativas que es la formula societaria del socialismo que en el papel pretendía la creación de empresas que sustituyeran a las sociedades y compañías anónimas y de responsabilidad limitada que el gobierno calificó de naturaleza capitalista no ha logrado la asunción de la producción y creación de empleos que estas mantenían que para el momento aun era deficitaria. Según los últimos reportes dichas Empresas de Producción social en su funcionamiento están en el orden del 20 al 25% de su efectividad, por otro lado el Gobierno como principal empleador de la mano de obra trabajadora de las misiones Sociales también vera reducido su capital de pago al reducirse el ingreso petrolero no en balde ya se están anunciando medidas como la suspensión de las tarifas de protección social de servicios, el aumento de los precios de la gasolina ( detonantes por antonomasia de estallido social en el país) y la salida misteriosa de más de la mitad de nomina burocrática, es decir aquellos que fueron contratados por tiempo determinado, por la administración publica. En ese mismo sentido los no contratados, es decir el personal fijo de la administración publica en los actuales momentos se encuentra haciendo huelgas por pagos y reivindicaciones sociales tanto de nueva, como de vieja data, ante tal cuadro político y económico, solo aquellas personas cuyo rango de edad no supere los diez o doce años no establecerán la comparación entre los cuadros que dieron origen a estallidos sociales antes del año 98 dado que las condiciones, si bien esta claro que el gobierno ha actuado de una manera más diligente y previsiva en el manejo de las reservas internacionales, se parecen en grado superlativo.

Las medidas del paquetazo de Carlos Andrés Pérez, aunque impuesta por un acuerdo externo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se parecen en grado superlativo, a las que el actual gobierno ahora debe imponer, utilizando la poderosa palabra “necesario” como puntal de justificación.

La inversión social a mi modo de ver debe ser respaldada a través de la creación múltiple no solo de empleos productivo sino de crecimiento sostenido por políticas gubernamentales de precisión quirúrgica, de apoyo tanto a la industria privada (y especial supervisión a la misma) como a las industrias públicas. Las nuevas alianzas que estableció el gobierno, tanto con China como con Rusia, así como con los países latinoamericanos se verán igualmente afectadas por la crisis global que en los actuales momentos se pronostican por los más optimistas como de seis o más años de vigencia, no es la primera vez que a Venezuela le sucede esto, pretender que somos una isla en medio de un planeta cuya globalización es evidente, y su crecimiento demográfico aumenta, es cuando menos miope, los logros efectivos de las políticas sociales gubernamentales, como los son el acceso a la salud, una mayor distribución del ingreso y el crecimiento estadístico de la economía al depender sustancialmente del movimiento petrolero mundial nos mantiene en situación de interconexión directa con la crisis y sus derivados, afectándose la misma y obligando al gobierno a tomar por primera vez medidas tan impopulares que afectaran más a quien menos tienen, como las de reciente data y cuyo efecto veremos de manera necesaria en los siguientes meses. El llamado brazo social del gobierno vera sino reducido a niveles ínfimos sustancialmente limitado su alcance, precisamente por el hecho de ser igualmente mermada nuestra fuente principal de recurso. En otro aspecto el debilitamiento del parque industrial precisamente por muy diversas razones, así como el no crecimiento de la industria privada hará imposible la absorción de la mano de obra calificada o no por las misiones y por las universidades del país. El muro de contención que ha establecido el gobierno con la inamovilidad laboral lo cual creo un empleo tipo de carácter obligante motivó a las empresas a mantenerse en dicho status y a no crecer, es decir no contratar ni planear contratar en lo futuro en planes de expansión personal nuevo, lo que conduce a pensar que gran parte de estos nuevos desempleados de la crisis irán a engrosar la economía informal ya suficientemente abultada y por políticas gubernamentales además con menos espacios de ejercicio.

Los espacios creados hasta los momentos como centros de economía popular (informal) ya eran insuficientes para la economía informal existente y ahora se tendrán que reacomodar para una masa desempleada cuyas proporciones se advierten gigantescas.

No en balde en algún momento en Venezuela se hablo de la maldición del “oro negro”, es decir Venezuela en su conformación histórica se vio beneficiada por estar asentada sobre una gran base de riquezas que no fue producto más que del esfuerzo que el creador le había regalado a esta tierra, luego del esfuerzo que se tradujo en la creación de la infraestructura de la extracción, ninguno de los gobiernos autocráticos o democráticos ha tenido éxito en la creación de fuentes de producción alternativas al petróleo y ello ha devenido en la dependencia ya reiteradamente mencionada.

En mi opinión mientras no se piense en las esferas de decisión gubernamentales como si no se tuviese la fuente petrolera esta seguirá aun en medio de las más grandes crisis ejerciendo una influencia nefasta sobre las capacidades que tenemos como pueblo dado lo relativamente fácil del ingreso que se percibe por su venta, en países no tan bendecidos y aun muchísimo menos favorecidos por la madre naturaleza y la mano divina se ha visto un crecimiento paulatino y consistente de sus políticas de planificación pública ajustado a su escasez y no a la bonanza que ha sido el signo característico de planificación política de la economía venezolana.

No hay comentarios: