Loading...

Che Comandante

viernes, 3 de octubre de 2008

PUBLICIDAD

HISTORIA DE LA PUBLICIDAD

Existen restos arqueológicos que demuestran que los egipcios y los griegos ya utilizaban publicidad, o los tablones de anuncios permanentes para difundir comunicados. Fue en la edad media cuando se elaboró una técnica que consistía en grabar manuscritos en planchas de madera, lo que permitía obtener cierto número de reproducciones en pergaminos que se usaban para anunciar actos religiosos o reclamos políticos. Esta técnica persistió hasta que se produjo el gran invento que revolucionó el mundo de la comunicación. La difusión masiva de mensajes, la aparición en el siglo XVIII de revistas y periódicos junto con el desarrollo de la industrialización y el crecimiento de las ciudades dio el impulso definitivo al lenguaje publicitario.
La industrialización en el siglo XIX generó competencia entre las empresas. En consecuencia, necesitaban dar a conocer sus productos y atraer la atención del público, por lo que surgen las primeras agencias publicitarias en EEUU. En este siglo adquiere vital importancia el cartel como soporte publicitario, surgieron grandes maestros cartelistas como Daumier o Tolousse Lautrec.
En el siglo XX aparecen otros medios de comunicación de masas como la radio, TV, cine... que no llegan a sustituir a los anuncios de prensa y carteles pero sí compiten con ellos.

DESARROLLO DE LA PUBLICIDAD

El largo recorrido de la publicidad se ha mirado demasiadas veces de forma superficial. La suya no es sólo una historia de anuncios, sino de personas y empresas o, mejor dicho, de acciones emprendidas por personas que buscaban disponer de una forma de comunicación que sirviera para dar a conocer lo que ofrecían a su comunidad y, si fuera necesario, para persuadir sobre ello. Su contexto principal es el mercado, que siempre parece fagocitar todo lo que está en él, traduciéndolo a cifras y dinero, pero esta actividad, como otras especialmente unidas al consumo, puede observarse desde miradas muy distintas. Nuestro punto de vista es que la publicidad está unida a la historia, está presente como resultado de la evolución económica, comercial, técnica y financiera e, inevitablemente, a lo que va ocurriendo en lo social, ideológico y cultural.
Las bases que soportan el desarrollo de la publicidad son:
 El aumento de la producción, que plantea la necesidad de activar la demanda y de diferenciar y hacer valer los productos.
 El desarrollo de los medios de comunicación, que hacen posible la difusión masiva de los mensajes.
 La lucha por el derecho a la libertad de expresión, en la que tiene gran valor la pluralidad de medios informativos.
 La configuración de la profesión publicitaria, que debe crear las estructuras necesarias y desarrollar las técnicas que permitan mejorar el proceso de creación y difusión de las campañas y, con ello, asegurar al máximo el logro de los objetivos de los anunciantes.

El desarrollo económico plantea cuatro hechos que, en un momento determinado de la historia, ocurren por vez primera:
 El aumento de movimiento de compra-venta, hasta entonces limitado por condiciones de todo tipo.
 La diversificación de productos y servicios, que permite a consumidores y clientes elegir entre opciones distintas.
 El crecimiento de la competencia, que aumenta en función del desarrollo económico general y de las nuevas posibilidades de producción y comercio
 El excedente de productos, que da la vuelta a la mentalidad de los fabricantes, hasta entonces sólo pendientes de su capacidad de producción.

La publicidad, es decir: el hecho de hacer ’pública’ una cierta cosa, de divulgarla, de ponerla en boca de todos, eso no es nuevo en la historia humana. Hasta donde se sabe hoy día, distintas civilizaciones se valieron de técnicas ’publicitarias’ en sus dinámicas sociales. Así, por ejemplo, durante el imperio egipcio en el siglo V antes de nuestra era se esbozaron los rudimentos de lo que podríamos considerar como una publicidad, tal como puede verse en un papiro de la antigua Tebas. E igualmente el imperio romano echó mano de este recurso, sabiéndose de una rica tradición de grafitti ’publicitarios’ empleados en la promoción de diversos productos como vinos, pan, joyas, tejidos. Durante el tétrico medioevo europeo dominado por la Iglesia Católica no eran infrecuentes las promociones comerciales utilizándose cuernos, campanas, gaitas y tambores para pregonar las mercaderías ofrecidas. Sin duda, la promoción, la propagandización no es nueva en la historia. Pero la publicidad moderna, la que trae el capitalismo con mayoría de edad de las grandes sociedades que comienzan a masificarse y a consumir en cantidades industriales, es un fenómeno muy reciente.

Dicho en pocas palabras: si bien presentamos una complejidad intrincadísima donde nuestro deseo es errático y nunca se sabe hacia dónde apuntará, al mismo tiempo también las reacciones humanas son predecibles, condicionables, manejables. Eso es, en definitiva, lo que hace la publicidad: manejarnos, adaptarnos, controlarnos. El condicionamiento de los perros de Pavlov da la matriz.

Por supuesto, al tratarse de una manipulación, de un manejo de las respuestas (la conducta) a partir de determinados estímulos, lo que está en juego es un desvanecimiento de la verdad. La manipulación -no otra cosa es la publicidad- apela a una dosis de engaño, de mentira. La mentira, en definitiva, es una manipulación de signos (no de fuerzas) que pretende siempre situar al destinatario en inferioridad con respecto a quien miente. La ventaja de la mentira en relación con el ataque directo está en que el interlocutor no sabe que se le está atacando. El asunto adquiere en el mundo capitalista moderno singular trascendencia porque la organización de la propaganda y la publicidad se halla en manos de técnicas profesionales desarrolladas con criterios científicos, por lo que su efectividad es cada vez mayor.

’Podemos concebir un mundo dominado por una tiranía invisible que utilice las formas de gobierno democrático’, dijo sin empacho el publicista estadounidense Kenneth Boulding haciendo una nada velada alusión al uso de la mentira, de la manipulación como parte de las estrategias de trabajo de esta nueva profesión.


La publicidad como actividad profesional llegó para quedarse con el desarrollo del capitalismo. En estos momentos las agencias publicitarias facturan casi 100.000 millones de dólares anualmente, y su importancia es decisiva para el mantenimiento de las sociedades de mercado. ’Lo que hace grande a este país es la creación de necesidades y deseos, la creación de la insatisfacción por lo viejo y fuera de moda’, manifestó el gerente de la agencia publicitaria estadounidense BBDO, una de las más grandes del mundo. Fue Rockefeller quien dijo que si le quedaran 10 dólares en el bolsillo, invertiría uno en la fabricación de un determinado producto y 9 en su promoción. ¡Creación de necesidades!

Hoy día prácticamente ningún rincón del planeta escapa a esta vorágine publicitaria; hasta en la aldea más remota podemos encontrarnos un cartel de Coca-Cola. La fisonomía de cualquier ciudad grande o mediana, e incluso de un pequeño poblado, a lo largo y ancho del planeta ha cambiado en forma dramática, así como los hábitos de cualquier ciudadano del mundo desde que la parafernalia propagandística nos secuestró. Por donde se quiera mirar, la publicidad nos acecha: televisión, radio, periódicos, revistas, Internet, vallas callejeras, carteles carreteros, afiches varios, en el transporte público, letreros luminosos, los folletos que se envían por correo, llamadas telefónicas no solicitadas, mensajes de texto en el celular, en el cine antes que comience la película, en el DVD alquilado, en los baños públicos, en los cielos por medio de algún globo aerostático o con la estela dejada por un avión supersónico, etc., etc. Todos los espacios imaginados han pasado a ser campo de este torrente manipulador que nos fuerza a consumir locamente, so pena de quedar ’fuera de moda’ si no cumplimos con el mandato impuesto.

VENEZUELA

La publicidad en Venezuela va más allá de la dúctil actividad de promoción de productos y servicios. El impacto económico y social de la publicidad en Venezuela y su población es de gran importancia.

Desde la perspectiva económica la publicidad fortalece el proceso de toma de decisión de parte del consumidor proporcionándole información y justificando la compra del producto de marca en un ambiente competitivo de ventas, esta labor es indispensable en la etapa de introducción al mercado de nuevos productos porque conlleva la manera que siente de hacer conocer sus beneficios a los posibles compradores.

La publicidad también estimula la competencia, fomenta la creación de nuevos negocios y aumenta el número de empleos contribuyendo de esta forma a la expansión de la economía; impulsa además la producción de masa y .sistemas de información; ofrece a los consumidores venezolanos numerosas alternativas en la selección del producto y ayuda a mantener los precios bajos. La publicidad desempeña un papel de conservación en un nivel de vida más alto posible para la población venezolana proporciona además la mayoría de financiamiento para la prensa impresa y y casi el 100% de los ingresos para cubrir los costos de los medios de difusión en Venezuela.

En el último estudio de impacto económico de la industria publicitaria en Venezuela de fecha 1997 reveló que el valor de la inversión publicitaria en el país a crecido mas de 300% en los últimos tres años. Este estudio encargado por la IAA a la firma por Mercedes Hercules & Asociados consta con el apoyo de ANDA, FEVAP, y la Sociedad Interamericana para la Libertad de expresión comercial (SILEC).

Para concluir se podría decir que la publicidad desde sus inicios a tenido como finalidad persuadir al publico a la que esta dirigida, nadie esta a salvo de su poder ya que esta en todas partes a donde dirijamos la mirada podremos encontrar algún tipo de publicidad, si no miramos de seguro la escucharemos y muchas de las veces ni siquiera nos percatamos de su presencia ya que nos las envían directamente al subconsciente mediante mensajes subliminales.

Si, la publicidad es despiadada y no respeta géneros ni edades todos somos victimas de su influencia y su poder de persuasión, no importa que tan grande o pequeña sea la campaña publicitaria, mientras sus técnicas y tácticas sean las correctas de seguro llegaran a nosotros y nos impactaran según sea el cometido del producto al lanzar.
Ahora gracias a esta investigación sabemos que al ver a una linda chica semi-desnuda patrocinando una marca de X producto no solo le esta haciendo publicidad a dicho producto sino que también nos esta vendiendo una fantasía, por que de eso se trata principalmente la publicidad de vender sueños, fantasías y vidas llenas de lujos y aventuras.

No hay comentarios: